El Contrato de Confidencialidad


El Contrato de Confidencialidad – El Contrato de Confidencialidad es un documento en el cual las partes que lo firman se obligan a respetar el secreto y la confidencialidad de la información que van a compartir, y a usarla sólo para el fin que se estipule. De este modo, se protege la información y los documentos que tú o las personas con las que contratas han desarrollado para beneficio de sus respectivos negocios.

El Contrato de Confidencialidad ¿En qué momento debe firmarse?

Si se va a tratar un tema que requiere discreción y se quiere evitar que las partes implicadas puedan utilizar la información para sus propios fines, es el momento de firmar un Contrato de Confidencialidad.

El Contrato de Confidencialidad ¿entre quienes se firma?

El Contrato de Confidencialidad – Este tipo de contrato puede ser mutuo o afectar sólo a una de las partes, y puede llevarse a cabo entre dos empresas, entre socios, entre socios y miembros del equipo, entre una empresa y un inversionista, entre una empresa y un socio industrial o entre la empresa y sus trabajadores, por ejemplo.

El Contrato de Confidencialidad ¿Qué tipo de información puedo proteger?

La lista es amplia; en términos generales, puedes someter a confidencialidad cualquier tema que represente una ventaja competitiva o información “sensible”, por ejemplo:

 Modelos o planes de negocio (no tanto la idea, sino el desarrollo de la idea).
 Datos financieros.
 Datos acerca de clientes.
 Métricas.
 Propiedad intelectual e industrial (tecnologías, infraestructuras, etc.).
 Información relativa a patentes potenciales.
 Información estratégica.

El Contrato de Confidencialidad cuando pierde validez

El Contrato de Confidencialidad – Es importante tener en cuenta que hay circunstancias en las que la restricción de uso de la información puede perder su validez, por ejemplo:

 El receptor ya tenía conocimiento de esa información.
 El receptor obtuvo esa información por otras fuentes.
 La información es pública.

¿Qué debe contener un Contrato de Confidencialidad?

Se puede estructurar de muchas formas y se pueden incluir todas las cláusulas que consideremos necesarias para garantizar la privacidad y la efectividad del contrato. Sin embargo, hay partes fundamentales que es indispensable incluir:

• Partes afectadas
Quiénes firmarán el acuerdo y compartirán la información. También debemos dejar claro el tipo de relación entre las partes: de servicios, entre socios, laboral, entre socios inversionistas y/o industriales, etc.

• Concepto y finalidad
Cuál es el objeto de la información confidencial que se quiere proteger: qué información concreta se comparte y con qué fin. También hay que dejar clara la finalidad con la que se va a utilizar esa información.

• Excepciones
Qué es lo que no se considera información confidencial, así como aquellos casos en los que es posible romper la confidencialidad y cuándo se puede dejar sin efecto el contrato.

• Sanciones
Deben incluirse las responsabilidades o sanciones si se incumple el acuerdo, así como la jurisdicción a la que se someten las partes en caso de conflicto.

• Plazo
Tiempo durante el cual se debe mantener la confidencialidad.

Para elaborar de forma adecuada un Contrato de Confidencialidad, es primordial considerar qué tan importante es la información que se comparte así como con quién se comparte. Es diferente hacerlo con un inversionista de capital de riesgo que hacerlo con una empresa que podría convertirse en tu competencia.

El Contrato de Confidencialidad recomendación

Te recomendamos tener mucha cautela al momento de compartir información clave acerca de tu negocio: hacerlo sólo hasta que la otra parte se haya comprometido formalmente contigo y, entonces, compartirla de forma progresiva y controlada.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *